PAREDES

Una pared, reducida a su más mínima definición, es la delimitación de un cuarto. No importa el tamaño o el material, una pared es la separación donde termina un espacio y empieza otro totalmente diferente.   La superficie de esta pared es donde ocurre todo el cambio, pues es la pared la primera expresión de diseño que podemos apreciar.

Las paredes envuelven una habitación y crean la atmósfera que se tiene alrededor, sin embargo, junto con el suelo y el techo, tienen una característica única y contradictoria que las hace distinguirse de todos los demás elementos del diseño. Las paredes poseen la característica contradictoria de ser el elemento de diseño más fácilmente personalizable al mismo tiempo que es el elemento de diseño más difícil de alterar.

Una pared es el elemento más difícil de alterar porque también cumple una función estructural.  No solo la superficie, forma y alineamiento forma parte del diseño y la atmósfera del cuarto, sino que también forma parte de la estructura que sostiene todo el edificio. Para alterar  una pared se requiere analizar si esto afectará la integridad del edificio completo, y en caso de que sea posible afectarla, se requiere un enorme esfuerzo para lograrlo. Para poder modificar una pared se debe proteger toda el área de alrededor, e incluso a veces sacar todos los demás elementos, muebles y demás, del cuarto. Esto es porque para hacer un hoyo en una pared, construir una modificación a la pared, o cambiar el tipo de superficie de la pared, aunque sea solo pintura, requiere de materiales adicionales, de esfuerzo, herramientas y de hacer un desastre mientras se hace la modificación. Claro, después de realizar los cambios se tendrá una pared que será más agradable y también extremadamente difícil de modificar nuevamente.

Por el otro lado, una pared es el elemento más sencillo de transformar pues al colgar un cuadro, un poster, un rompecabezas, una decoración, cualquier cosa, se puede cambiar completamente la atmósfera del lugar. En la pared es donde va la mayoría de las decoraciones que hay en un cuarto, y a veces el tipo de decoración que puede existir en un cuarto depende de que este hecha la pared. Existen paredes con acabados en donde no se puede colocar un clavo para colgar pinturas, paredes que permiten dibujar y llenarse de garabatos y paredes que se prestan para colgar mil y un cuadros diferentes.

La pared es gran parte de lo que ves cuando estas sentado en un sillón, recostado en una cama, o básicamente en cualquier parte del cuarto pues literalmente rodean al cuarto. Son un elemento virtualmente inamovible y eternamente presente, sin embargo es la pared lo que más fácil modificas al decorarla y acondicionarla con lo que más te gusta. Esta es tan solo una pequeña reflexión de que el elemento decorativo más presente e inamovible que hay es también el más cambiante y flexible que existe en un cuarto, mostrando la dualidad que presenta una pared en el diseño.

Deja tu comentario

  • No hay comentarios