Domótica: el futuro está aquí

Toda persona que haya visto la famosa caricatura “Los Supersónicos” cuando era pequeña recuerda haberse sorprendido de la gran tecnología que tenían y de cómo todo parecía hacerse solo y sin esfuerzo. Uno de los muchos elementos icónicos de la serie era la casa en la que vivían en donde todas las necesidades de la familia eran satisfechas por una casa completamente automatizada.

Aunque antes todo eso parecía ciencia ficción, los avances en la electrónica y la automatización permiten que una casa 100% automática no sea algo descabellado, sino algo que llegará en los próximos años. La domótica tiene como objetivo automatizar cinco características vitales de cada espacio habitable: energía, iluminación, seguridad, accesibilidad y confort.

Las primeras dos, energía e iluminación, van de la mano. La domótica permite automatizar las luces de tal forma en que estas se activen solamente cuando hay alguien en la habitación y se desactiven cuando la habitación queda sola. De esta forma el olvidar las luces prendidas no volverá a ser un problema. Esto genera un ahorro de electricidad consumida pues la iluminación solo se utiliza cuando es necesaria. Otro elemento que la domótica puede controlar son las persianas, permitiendo que estén automatizadas y comunicadas con la iluminación, de esta forma cuando las persianas están abiertas y hay luz natural, la iluminación automáticamente se apaga y viceversa. La casa también puede programarse para activar el calentador de agua solo a determinadas horas lo que es una ayuda en el ahorro de energía.

En el aspecto de seguridad, una casa automatizada permite tener control de todas las puertas y puntos de acceso,  teniendo la posibilidad de cerrar todo a voluntad y de manera remota. Esto quiere decir que uno jamás volverá a tener la duda si cerró o no la puerta pues en una casa automatizada las puertas se cierran de manera automática.   Los mismos sensores que se utilizan para detectar si se requiere iluminación en un cuarto o no, se pueden utilizar como sistema de seguridad para detectar intrusos cuando uno está fuera.  Esta parte de la automatización de la seguridad es una de las más extendidas en la actualidad.

La accesibilidad de una casa puede estar automatizada y programada principalmente para gente de capacidades diferentes. Una casa puede programarse con un elevador de escalera para ayudar subir a alguien que se le dificulta el caminar. Se puede automatizar por medio de sensores que hagan sonido para guiar a alguien que sufre de debilidad visual. Una casa puede ser automatizada y personalizada para satisfacer las necesidades únicas de cada persona que habita la casa.

De igual forma que la casa puede ser automatizada por necesidades únicas, también puede ser automatizada para gustos únicos y personales. Con muebles que se integren a la automatización de la casa se pueden tener sillones retractiles, chimeneas que se enciendan cuando entras a la sala, camas que se guardan cuando no están siendo utilizadas, toda una gama de funciones que se adaptan a los gustos de cada persona. La domótica se convierte en una herramienta que se adapta a cada individuo, tal como el diseño de interiores, para brindar facilidades y confort hacer que el habitar ese espacio sea una grata experiencia.

Deja tu comentario

  • No hay comentarios